Manta ignifuga

La manta ignífuga, manta apagafuego o antifuego es un sistema contra incendios para combatir conatos de fuego y evitar quemaduras mientras se evacúa un edificio en llamas.

Un producto diseñado con materiales ignífugos muy resistentes que se encargan de impedir  la entrada de oxígeno al colocar la manta sobre la zona afectada.

Cada vez hay una mayor concienciación respecto a la normativa de edificación para prevenir incendios y son muchas las empresas que deciden implantar en sus instalaciones complementos de seguridad como la manta ignífuga, un elemento fabricado conforme a:

  • la normativa UNE – EN 1869/1997
  • la normativa CE, marcado de Conformidad Europea

 

Manta ignífuga como sistema contra incendios: uso y beneficios

Es importante disponer de una manta ignífuga porque, cuando existen conatos de fuego, utilizar extintores o agua puede resultar contraproducente.

Para utilizar este producto simplemente se debe envolver con rapidez al individuo afectado y así conseguir extinguir el oxígeno y apagar el fuego.
 
 

Ventajas de la manta ignífuga para la protección contra incendios

Algunos de los beneficios de contar con una manta ignífuga:

  • Protege a los empleados y a los bienes materiales de la empresa
  • Es muy económica porque no necesita mantenimiento
  • La manta ignífuga es ligera y fácil de utilizar por cualquiera
  • Se mantiene limpia y libre de partículas de llamas una vez se haya utilizado
  • Sus colores llamativos y sus flechas reflectantes ayudan a que sea fácilmente localizada por las personas

Equípate con las mejores mantas ignífugas para la prevención de incendios y la seguridad de las personas en tu empresa.

Pedir presupuesto