Soluciones para la gestión de residuos sanitarios

Cómo gestionar los residuos sanitarios

La situación actual generada por el Coronavirus ha provocado un aumento en la necesidad de equipos de seguridad y de materiales para la correcta gestión de residuos sanitarios que pueden ser peligrosos para la salud. Pero, ¿qué tipos de residuos biosanitarios pueden generarse? ¿Cuál es su correcta gestión? ¿Qué contenedores de residuos sanitarios debemos utilizar? En este artículo te lo explicamos todo.

Descubre nuestra gama de contenedores de residuos sanitarios

¿Qué son los residuos sanitarios?

Son residuos sanitarios aquellos que se generan durante la ejecución de actividades sanitarias. Pueden tratarse tanto de sustancias biológicas, como de los materiales que hayan entrado en contacto con los pacientes. Esto incluye también los envases o residuos de envases que los hayan contenido. En base a esto, se considera residuo al material que ya ha sido utilizado y que se da por concluido el manejo clínico.

Algunos de los distintos lugares relacionados con salud y medicina en los que se pueden generar residuos sanitarios son centros de:

  • Medicina preventiva
  • Medicina estética
  • Anatomía patológica
  • Extracción de sangre
  • Investigación
  • Veterinaria

¿Qué tipos de residuos sanitarios existen?

En todos los centros que hemos listado se pueden dar diferentes tipos de residuos que deben gestionarse de un modo concreto:

  • Residuos asimilables a urbanos: son aquellos residuos que no están específicamente ligados a la actividad sanitaria y que no requieren precauciones especiales para ser gestionados. Puede tratarse de aquellos residuos que se producen las cocinas, cafeterías, oficinas, etc. del centro. SU gestión puede realizarse mediante el uso de los diferentes tipos de contenedores pensados para su recogida.
  • Residuos biológicos asimilables a urbanos: fuera de un centro sanitario, son tratados como los del tipo anterior, pero en un centro médico requieren un tratamiento adicional de gestión ya que contienen gérmenes que pueden afectar a otros pacientes mediante contacto directo. Sería el caso de gasas, vendajes, algodones, yesos, tiritas, etc., residuos procedentes de análisis, curas o pequeñas intervenciones quirúrgicas.
  • Residuos sanitarios especiales o biopeligrosos: son aquellos que presentan riesgos para trabajadores, para la salud pública o para el medio ambiente. Por este motivo, exigen el cumplimiento de medidas de prevención en su manipulación, recogida, almacenamiento, transporte, tratamiento y eliminación. Deben almacenarse en contenedores de residuos sanitarios y estar convenientemente etiquetados como “biopeligrosos”. En este grupo se incluirían punzantes o cortantes (como jeringuillas o bisturíes), cultivos y reservas de agentes infecciosos, residuos contaminados o recipientes con más de 100 ml de líquidos corporales (sangre, orina, etc.).
  • Cadáveres y restos humanos (como los restos de operaciones quirúrgicas). Se gestionan siguiendo el Reglamento de Policía Sanitaria Mortuoria.
  • Residuos químicos: estos residuos se eliminan en su envase original y se dividen entre líquidos o aguas de laboratorio y reactivos químicos.
  • Residuos citotóxicos: son todos los residuos que han estado en contacto con medicamentos citotóxicos (aquellos con capacidad para destruir las células), lo que puede incluir guantes, batas, mascarillas o cualquier material en contacto con excretas de pacientes hasta 48 horas después del tratamiento con estos medicamentos. Los contenedores en los que se desechan deben ir señalizados como “cititóxicos”.
  • Residuos radioactivos: un ejemplo son los aparatos de rayos X. Este tipo de residuos los gestiona la Empresa Nacional de Residuos Radiactivos (ENRESA).

Gestión de residuos sanitarios | Haleco

Clasificación de los residuos sanitarios

Destacamos 4 tipos en función de la importancia y la repercusión biológica que tengan y los dividimos en generales y específicos.

Residuos Generales:

  •  Residuos Generales Grupo 1: Son los residuos que no necesariamente tienen que ver con el ámbito sanitario .No plantean unas medidas exhaustivas en su gestión o manipulación. En este grupo podemos incluir el cartón, el vidrio y el papel, entre otros.

Residuos específicos:

Son productos no generales que debemos separar en un contenedor especial y no mezclarlo con los recipientes de seguridad habituales.

  • Residuos específicos Grupo 2: En el ámbito sanitario, todos aquellos materiales que han sido tratados con unas medidas específicas en la manipulación, la recogida, el almacenamiento y el transporte. En este grupo incluimos las curas, los yesos, el material de un solo uso que ha sido previamente utilizado y la ropa.
  • Residuos específicos Grupo 3: Aquellos componentes que pueden perjudicar la salud laboral y pública. En este sentido, son todos aquellos residuos que han sido tratados con unas medidas específicas en la manipulación, la recogida, el almacenamiento, el transporte y la eliminación tanto en el interior como en el exterior del centro generador.
  • Residuos sanitarios Grupo 4: Cuando la gestión presenta unas medidas específicas especiales tanto dentro como fuera del centro generador. Pueden afectar tanto en el ámbito higiénico como el medioambiental. Estos materiales incluyen los medicamentos caducados, residuos radiactivos y químicos y aceites minerales y sintéticos entre otros.

Correcta gestión de los residuos sanitarios

En España, la clasificación y gestión de los residuos sanitarios es competencia de las CCAA según la normativa Europea, estatal o regional. Por ejemplo, la clasificación del apartado anterior es la que da la Comunidad de Madrid. El ordenamiento jurídico español no tiene una normativa específica sobre este tipo de residuos, pero son aplicables los términos generales que aparecen en:

  • Ley 22/2011 de Residuos y Suelos Contaminados.
  • Real Decreto 833/1988 sobre residuos tóxicos y peligrosos.
  • Ley 11/1997 de envases y residuos de envases.

Dependiendo del tipo de residuo, la gestión será una u otra. Irá marcada por el ordenamiento vigente y por la normativa de cada centro, pero siempre estará adaptada a sus características.

Residuos como los biopeligrosos o citotóxicos deben ser gestionados en envases específicos que cumplan con la normativa de la Unión Europea. Este tipo de envase son de uso único y se tiene que garantizar su correcta conservación hasta su recogida y eliminación. Nunca hay que intentar abrirlos o someterlos a presiones mecánicas con tal objetivo, y se recomienda no llenarlos a más del 80% de su capacidad para evitar salpicaduras, derrames o sobrepresiones.

Una vez cerrados, deben trasladarse a un almacén temporal para su recogida. Los contenedores de residuos sanitarios tiene que contar con un espacio de almacenamiento dedicado, para evitar su cercanía con otro tipos de residuos que pueda llevar a una confusión o una contaminación indeseada.

Cómo deben ser los contenedores de residuos sanitarios

Los contenedores de residuos biosanitarios deben cumplir ciertas características para ser aptos. Por ejemplo:

  • Deben ser opacos, nunca transparentes.
  • Tienen que contar con cierre hermético que permita su sellado.
  • No deben dejar pasar líquidos (impermeables) ni deben poder ser agujereados (resistencia a la perforación).
  • Deben contar con asas de transporte.

Ir al catálogo de contenedores para residuos sanitarios

Cómo trabajar con residuos sanitarios específicos: Tipos de contenedores

Los contenedores específicos sanitarios son elementos que nos permiten almacenar y proteger todos los residuos derivados de la actividad médica. En cuanto a la gestión de estos, se debe extremar la precaución y evitar el contacto entre el material clínico y el común y eludir así cualquier tipo de contaminación.

En Haleco ponemos a tu disposición diferentes tipos de contenedores sanitarios en diferentes tamaños y de diferentes materiales según los residuos que debas gestionar.

Contenedores de residuos sanitarios a tu disposición

  • Contenedores estancos de cartón: fabricados en cartón kraft de alta resistencia y homologados para el transporte de mercancías peligrosas. Están especialmente pensados para la recogida de residuos blandos no punzantes.

Si necesitas contenedores para la gestión de residuos sanitarios solicítanos información y te ayudaremos. También tenemos a tu disposición soluciones de señalización para ayudarte a que tu entorno de trabajo sea seguro y se mantengan las distancias de seguridad establecidas; así como duchas hinchables de descontaminación que se pueden poner en marcha en menos de 5 minutos.

Además, estamos a la espera de recibir más EPIS equipos de protección individual, como mascarillas, guantes… Te invitamos a contactar con nosotros y te avisaremos cuando volvamos a tener disponibilidad.

 

Seguir ofreciendo el mejor servicio es nuestra manera de agradecer el esfuerzo a los colectivos sanitario y científico, así como a todos los colectivos que trabajan para frenar la expansión del COVID-19.

 

by Haléco Iberia

Somos expertos en seguridad, higiene y medioambiente. Ofrecemos los mejores productos en absorción de vertidos, almacenamiento, recipientes, residuos, obturación, protección de las personas, seguridad y ADR. Las mejores soluciones para la contaminación, fugas y vertidos. Contacte con nosotros y pida presupuesto sin compromiso.